Vengan “a la casa de Jehová”

El Antiguo Testamento: Guía de estudio para el miembro de la clase, 2001


Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras:

  1. a.

    2 Crónicas 29–30. Ezequías, rey de Judá, abre las puertas del templo y manda a los sacerdotes y levitas limpiarlo y santificarlo para la adoración (29:1–19). Cuando el templo queda limpio, Ezequías y su pueblo adoran juntos y alaban al Señor (29:20–36). Ezequías invita a todo Israel a ir al templo de Jerusalén (30:1–9). Algunos se ríen de la invitación, pero los fieles de Israel adoran al Señor en Jerusalén (30:10–27).

  2. b.

    2 Crónicas 32:1–23. Senaquerib, rey de Asiria, invade Judá y habla contra el Señor (32:1–19). Isaías y Ezequías oran pidiendo ayuda y un ángel del Señor destruye gran parte del ejército asirio (32:20–23).

  3. c.

    2 Crónicas 34. Después que el hijo y el nieto de Ezequías gobiernan con iniquidad, Josías, bisnieto de Ezequías, sube al trono de Judá. Josías destruye los ídolos que hay en el reino y repara el templo (34:1–13). Se encuentra allí el libro de la ley y lo leen a Josías, que se lamenta al darse cuenta de cuánto se ha desviado de la ley el pueblo (34:14–21). Hulda, la profetisa, habla sobre la desolación que vendrá sobre Judá pero predice que Josías no tendrá que presenciarla (34:22–28). Josías y su pueblo hacen pacto de servir al Señor (34:29–33).

• ¿Qué aprendemos de Ezequías acerca de la relación apropiada que existe entre el confiar en nuestros propios esfuerzos y el confiar en el Señor? (Véase 2 Crónicas 32:7–8.)

• Mientras Josías y su pueblo se encontraban en el templo, ¿de hacer qué cosa hicieron pacto o convenio? (Véase 2 Crónicas 34:31–33.) ¿Cómo podemos prepararnos para hacer los sagrados convenios del templo? Una vez que hacemos esos convenios, ¿por qué es importante que regresemos al templo tan a menudo como sea posible?

Lectura complementaria: 2 Reyes 18–19; 22–23; Isaías 37:10–20, 33–38.