“Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría”

El Antiguo Testamento: Guía de estudio para el miembro de la clase, 2001


Estudie los pasajes de las Escrituras que se dan a continuación y todo lo que le sea posible de los libros de Proverbios y de Eclesiastés.

Los proverbios son por lo general dichos cortos que dan consejos para vivir con rectitud. El Antiguo Testamento registra que Salomón “compuso tres mil proverbios” (1 Reyes 4:32). Algunos de esos dichos sabios (o adagios) se encuentran en el libro de Proverbios. Aun cuando Salomón y los demás autores de este libro no eran Profetas, mucho de lo que escribieron lo hicieron inspirados por el Señor. El libro de Eclesiastés también contiene dichos sabios, y algunos eruditos piensan que Salomón fue su autor.

• En los libros de Proverbios y de Eclesiastés, se hace hincapié en la importancia de la sabiduría. ¿Qué diferencia hay entre ser instruido y ser sabio? (Véase Proverbios 1:7; 9:9–10; 2 Nefi 9:28–29.)

• ¿Qué consejo se da en Proverbios 3:5–7? ¿Qué experiencias le han enseñado a confiar en el Señor?

• ¿Por qué le preocupan al Señor las palabras que hablemos? (Véase Proverbios 16:27–28; 18:8, 25:18; Mateo 12:36–37.) ¿Cómo podemos superar la mala costumbre de decir mentiras, de contar chismes o de hablar mal de otras personas?

• En Proverbios 13:10 y 16:18 se enseña que la soberbia (el orgullo) lleva a la contención y a la destrucción. ¿Por qué la soberbia puede conducir a eso? ¿En qué forma afecta la soberbia nuestro núcleo familiar?

• En Proverbios 22:6 dice: “Instruye al niño en su camino”. ¿Qué deben hacer los padres con el fin de seguir ese consejo? (Véase D. y C. 68:25–28.) ¿Cómo pueden los padres enseñar con más eficacia los principios del Evangelio a sus hijos?

• ¿Por qué es importante cultivar una actitud alegre y un buen sentido del humor? (Véase Proverbios 15:13; 17:22.) ¿Qué debemos hacer para fomentar el buen humor en nuestra familia?