Dios revela Sus secretos a Sus Profetas

El Antiguo Testamento: Guía de estudio para el miembro de la clase, 2001


Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras:

  1. a.

    Amós 3:6–7. Amós enseña que el Señor revela Sus secretos a los Profetas.

  2. b.

    Amós 7:10–17; 8:11–13; 9:8–15. Dios llama a Amós como Profeta (7:10–15). Amós profetiza sobre la cautividad y el esparcimiento de Israel (7:16–17; 9:8–10); que habrá hambre de oír la palabra del Señor (8:11–13); y que en los postreros días Israel será un pueblo numeroso y próspero (9:11–15).

  3. c.

    Joel 2; 3:16–17. Joel profetiza las guerras y las calamidades de los últimos días (2:1–11) y llama al pueblo al arrepentimiento (2:12–14; adviértase que la Traducción de José Smith de los versículos 13 y 14, en inglés, explica que era el pueblo, no el Señor, que debía arrepentirse). Joel profetiza que Dios bendecirá a los de Su pueblo en los últimos días y derramará Su Espíritu sobre ellos (2:15–32; 3:16–17).

Amós ejerció su ministerio entre el pueblo del reino de Israel desde el año 800 hasta el 750 a. C. La mayoría de la gente había apostatado. Cuando Amós enfrentó a la gente por sus pecados, profetizó terribles castigos; no obstante, hizo hincapié en que Dios estaba dispuesto a purificar a todo el que se arrepintiera. Amós profetizó también sobre los últimos días.

Joel desempeñó su ministerio entre el pueblo del reino de Judá. Muchas de sus profecías son acerca de los últimos días.

• ¿Por qué enseñó el profeta Amós acerca de la importancia de los Profetas? (Véase Amós 3:7.) ¿Qué nos enseña lo que dice en Doctrina y Convenios 1:37–38 acerca del respeto que debemos tener por los mensajes de los Profetas?

• ¿Qué consecuencias profetizó Amós que sobrevendrían si Israel rechazaba o no hacía caso a los mensajes de los Profetas? (Véase 8:11–13.) ¿De qué manera se puede comparar al hambre la falta de la palabra del Señor? ¿En qué forma se puede comparar a un banquete el tener las bendiciones del Evangelio restaurado?

• Repase Joel 2:12–32 y 3:16–17 y busque las respuestas a las siguientes preguntas: ¿Qué exhortaciones ha hecho el Señor a quienes vivan en los postreros días? ¿Qué bendiciones ha prometido el Señor a quienes le sigan en los últimos días?

Lectura complementaria: José Smith—Historia 1:41; Doctrina y Convenios 1:14–28, 37–38.