Lección 11

Cómo protegernos de las falsas doctrinas de los últimos días

Enseñanzas y doctrina del Libro de Mormón: Manual para el maestro


Introducción

Además de enseñar “la plenitud del evangelio de Jesucristo” (D. y C. 20:9), el Libro de Mormón fortalece a los seguidores de Cristo contra las falsas enseñanzas e ideas que prevalecen en los últimos días. Una de las maneras en que lo logra es poniendo al descubierto a los enemigos de Cristo y al dar a conocer las falsas doctrinas que estos divulgan. Al estudiar relatos de falsos maestros en el Libro de Mormón, los alumnos aprenderán a discernir entre las verdades del Evangelio y los conceptos falsos del mundo.

Lectura preparatoria

Sugerencias para la enseñanza

2 Nefi 28:3–9, 12–15; Jacob 7:1–12; Alma 1:2–6; 30:12–18, 39–44; José Smith—Mateo 1:22

Cómo reconocer las falsas doctrinas y protegernos de ellas

Pida a los alumnos que consideren las diversas opiniones que existen en el mundo acerca de temas como los siguientes: La verdad dada por Dios versus el relativismo moral (la idea de que no existe el bien ni el mal absoluto), la libertad religiosa versus los derechos de grupos de interés especial, y el derecho al aborto versus el derecho a la vida. A medida que analicen esos temas, considere escribirlos en la pizarra. Conceda a los alumnos unos minutos para analizar por qué debemos tener cuidado de aceptar ideas que sean correctas.

Explique que al acercarse el final de Su vida, Jesucristo profetizó que habría condiciones espirituales peligrosas en los últimos días. Invite a un alumno a leer José Smith—Mateo 1:22. Si lo desea, señale que la frase “los escogidos conforme al convenio” se refiere a los miembros de la Iglesia de Jesucristo.

  • ¿Qué amenazas constituyen los “falsos Cristos” y los “falsos profetas” en nuestros días?

Muestre y lea la siguiente declaración del presidente Ezra Taft Benson (1899–1994):

Presidente Ezra Taft Benson

“El Libro de Mormón pone al descubierto a los enemigos de Cristo; contradice las doctrinas falsas y pone fin a las contenciones (véase 2 Nefi 3:12). Fortalece a los humildes seguidores de Cristo contra los designios malignos, las artimañas y las doctrinas del diablo en nuestra época. La clase de apóstatas que se describe en el Libro de Mormón es muy parecida al tipo de apóstatas que se manifiestan actualmente. Dios, con Su presciencia infinita, inspiró la formación del Libro de Mormón de manera que nosotros pudiéramos ver el error y supiéramos combatir los falsos conceptos educativos, políticos, religiosos y filosóficos de nuestra época” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Ezra Taft Benson, 2014, págs. 143–144).

  • ¿Qué enseña esa declaración en cuanto a la forma en que estudiar el Libro de Mormón puede protegernos de las enseñanzas falsas? (Asegúrese de que los alumnos reconozcan este principio: Al estudiar el Libro de Mormón y poner en práctica sus enseñanzas, somos fortalecidos contra el diablo y las doctrinas y los conceptos falsos de nuestros días).

  • ¿Qué beneficio brinda el aprender acerca de las estrategias de Satanás antes de enfrentarlas?

Pida a algunos alumnos que se turnen para leer en voz alta 2 Nefi 28:3–9 mientras la clase presta atención para descubrir las ideas falsas que Nefi dijo que prevalecerían en nuestros días. Quizá desee sugerir a los alumnos que marquen las palabras y frases importantes. Invite a los alumnos a compartir lo que hayan encontrado y luego pregunte:

  • ¿Cuáles son algunos ejemplos modernos de esas ideas falsas? (Entre los ejemplos se podría incluir lo siguiente: relativismo moral; la creencia de que debido al gran amor que Dios tiene por nosotros, no castigará el pecado; y el prejuicio en contra de los cristianos, a quienes a menudo se les considera intolerantes o fanáticos).

Para ayudar a responder esa pregunta, comparta las siguientes palabras del élder M. Russell Ballard, del Cuórum de los Doce Apóstoles. Pida a los alumnos que presten atención a fin de detectar las enseñanzas falsas con las que se hayan encontrado.

Élder M. Russell Ballard

“Los falsos profetas y los falsos maestros son aquellos que declaran que el profeta José Smith era un impostor; son los que rebaten que la Primera Visión fuese una experiencia auténtica. Declaran que el Libro de Mormón, así como otros registros canónicos, no son Escrituras antiguas. Intentan también redefinir la naturaleza de la Trinidad, y niegan que Dios haya dado y continúe dando revelación en la actualidad a Sus profetas ordenados y sostenidos…

“Quizás lo más deplorable es que niegan la resurrección y la expiación de Cristo, argumentando que ningún Dios puede salvarnos y rechazando la necesidad de un Salvador. En resumen, estos detractores intentan reinterpretar las doctrinas de la Iglesia para que encajen en ellas sus ideas preconcebidas, y de paso niegan a Cristo y Su papel mesiánico.

“Los falsos profetas y los falsos maestros son además los que intentan cambiar las doctrinas dadas por Dios y basadas en las Escrituras, las cuales protegen la santidad del matrimonio, la naturaleza divina de la familia y la doctrina esencial de la moralidad personal. Defienden una nueva definición de la moralidad para justificar la fornicación, el adulterio y las relaciones homosexuales” (véase “Guardaos de los falsos profetas y de los falsos maestros”, Liahona, enero de 2000, pág. 75).

Pida a los alumnos que escudriñen 2 Nefi 28:12–15 y que presten atención a las consecuencias de creer en enseñanzas falsas.

  • ¿Cuáles son algunas de las consecuencias de creer en enseñanzas e ideas falsas?

Muestre la siguiente declaración del élder Ulisses Soares, de la Presidencia de los Setenta, y pida a un alumno que la lea en voz alta:

Élder Ulisses Soares

“… No podemos dejarnos confundir por mensajes populares que el mundo acepta con facilidad y que contradicen la doctrina y los principios verdaderos del evangelio de Jesucristo. Muchos de esos mensajes mundanos no son nada más que un intento que la sociedad hace para justificar el pecado” (“Sí, ¡podemos ganar y ganaremos!”, Liahona, mayo de 2015, pág. 75).

  • ¿Cuál dijo el élder Soares que es el propósito de muchos de los mensajes populares que contradicen el evangelio de Jesucristo? (Ayude a los alumnos a reconocer esta verdad: Satanás se vale de enseñanzas falsas para tentarnos a pecar. Para mayor información sobre esta verdad, podría hacer referencia a Alma 30:53).

Organice la clase en tres grupos. Escriba los siguientes pasajes de las Escrituras en la pizarra y pida a cada grupo que estudie uno de los pasajes: Jacob 7:1–7; Alma 1:2–6; o Alma 30:12–18. Pida a los alumnos que encuentren algunas de las enseñanzas falsas que enseñaron Sherem, Nehor y Korihor, y que las escriban en la pizarra bajo el encabezado correspondiente.

Sherem (Jacob 7:1–7)

Nehor (Alma 1:2–6)

Korihor (Alma 30:12–18)

  • ¿De qué manera han visto que las enseñanzas o ideas falsas como las que aparecen en la pizarra afectan a los miembros de la Iglesia hoy en día?

Invite a los alumnos a comparar Jacob 7:5, 8–12 y Alma 30:39–44 para que vean qué fortaleció a Jacob y a Alma contra las enseñanzas falsas de Sherem y Korihor. (Nota: El comparar es una técnica para el estudio de las Escrituras. Reconocer las similitudes “entre enseñanzas, personas o acontecimientos puede ayudar a enfocar las verdades del Evangelio” [La enseñanza y el aprendizaje del Evangelio: Manual para maestros y líderes de Seminarios e Institutos de Religión, 2011, pág. 23]).

  • ¿Qué fortaleció a Jacob y a Alma contra las falsas enseñanzas? (Entre las respuestas se deberían incluir las siguientes: experiencias espirituales anteriores, conocimiento de las Escrituras, conocimiento adquirido mediante el Espíritu Santo y un testimonio de Cristo).

  • ¿Qué principio podemos aprender de las respuestas de Jacob y de Alma a esas falsas enseñanzas? (Ayude a los alumnos a reconocer este principio: Cuando nos apoyamos en nuestro testimonio de Cristo y buscamos la guía del Espíritu Santo, podemos superar cualquier desafío para nuestra fe).

  • ¿De qué modo su testimonio los ha fortalecido contra las enseñanzas falsas o las críticas de sus creencias?

Aliente a los alumnos a compartir lo que estén haciendo para protegerse de las enseñanzas falsas que pueden minar su fe en Jesucristo y en Su evangelio restaurado.

2 Nefi 26:29; 3 Nefi 18:24; 27:27

Cómo reconocer los peligros de las supercherías sacerdotales

Diga a los alumnos que algunos de los peligros espirituales para la Iglesia provienen de miembros de la Iglesia. Pida a un alumno que lea 2 Nefi 26:29 en voz alta mientras la clase presta atención a fin de descubrir el peligro espiritual que describe Nefi.

  • Según ese pasaje, ¿qué son las supercherías sacerdotales? (Cuando las personas predican el Evangelio para obtener fama o riquezas personales en vez de procurar el bienestar de los hijos de Dios).

  • ¿De qué manera podrían las supercherías sacerdotales crear peligros espirituales para los miembros de la Iglesia?

Para ayudar a los alumnos a responder esas preguntas, invite a uno de ellos a leer la siguiente declaración del élder M. Russell Ballard:

Élder M. Russell Ballard

“… cuidémonos de los falsos profetas y de los falsos maestros, tanto hombres como mujeres, quienes se eligen a sí mismos para declarar las doctrinas de la Iglesia, y que buscan esparcir su falso evangelio y atraerse seguidores patrocinando simposios, libros y publicaciones cuyos contenidos desafían las doctrinas fundamentales de la Iglesia. Cuídense de los que hablan y escriben oponiéndose a los profetas verdaderos de Dios, y que activamente buscan ganar prosélitos con una indiferencia total por el bienestar eterno de aquellos a quienes seducen” (véase “Guardaos de los falsos profetas y de los falsos maestros”, Liahona, enero de 2000, pág. 74).

  • ¿Cómo pueden protegerse a sí mismos y a los demás de las supercherías sacerdotales?

  • ¿Cómo pueden defender las doctrinas de la Iglesia cuando otras personas hablan en contra de los profetas de Dios en los últimos días?

Diga a los alumnos que el Salvador enseñó a Sus discípulos la forma en que aquellos que lo representan deben enseñar y ejercer influencia sobre otras personas. Pídales que escudriñen en silencio 3 Nefi 18:24 y 3 Nefi 27:27, y que presten atención a la manera en que el verdadero servicio del Evangelio difiere de las supercherías sacerdotales.

  • ¿En qué sentido las intenciones y acciones de los maestros y líderes justos difieren de las intenciones y acciones de quienes son culpables de supercherías sacerdotales? (Los alumnos deben reconocer la siguiente verdad: Los discípulos de Jesucristo procuran servir y bendecir a otras personas dirigiéndolas a Él).

Moroni 7:12–17; Éter 4:11–12

Discernir la verdad y el error

Pida a los alumnos que piensen en alguna ocasión en que alguien haya puesto en duda o criticado sus creencias religiosas. Invite a uno o dos alumnos a compartir brevemente sus experiencias.

Pida a varios alumnos que se turnen para leer en voz alta Moroni 7:12–17 y Éter 4:11–12 mientras la clase sigue la lectura en silencio en busca de cómo discernir si algo es del Señor o del diablo.

  • ¿Qué aprenden de esos pasajes acerca de cómo podemos juzgar entre lo bueno y lo malo? (Asegúrese de que los alumnos comprendan el siguiente principio: Todo lo que es de Dios nos invita a hacer lo bueno, a creer en Jesucristo y a amar y servir a Dios).

Invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del presidente Ezra Taft Benson:

Presidente Ezra Taft Benson

“Deseo sugerirles tres pequeñas pruebas para evitar ser engañados…

“1. ¿Qué dicen los libros canónicos al respecto?…

“2. La segunda guía es: ¿Qué dicen los presidentes de la Iglesia de los últimos días sobre ese asunto, en particular el presidente viviente?…

“3. La tercera y última prueba es el Espíritu Santo: la prueba del Espíritu… Esa prueba podrá tener un efecto total solamente si nuestras vías de comunicación con Dios se mantienen puras, virtuosas y libres de pecado” (en Conference Report, octubre de 1963, págs. 16–17).

Para finalizar, pida a los alumnos que mediten cómo pueden utilizar mejor las Escrituras, las palabras de los profetas y el Espíritu Santo a fin de reconocer las enseñanzas falsas y evitar ser engañados. Tal vez desee alentarlos a estudiar Jacob 7, Alma 1 y Alma 30 con mayor detenimiento y meditar de qué manera esos capítulos pueden ayudarlos a discernir mejor entre la verdad y el error.

Material de lectura para el alumno