Mensaje de la Primera Presidencia

El estar preparados espiritualmente


Thomas S. Monson

El estar preparados espiritualmente

Un fundamento de fe

“Si no tenemos un cimiento profundo de fe ni un sólido testimonio de la verdad, tendremos dificultades para soportar las rigurosas tempestades y los vientos glaciales de la adversidad que inevitablemente nos sobrevienen a cada uno de nosotros.

“La vida terrenal es un periodo de prueba, el tiempo para probar que somos dignos de volver a la presencia de nuestro Padre Celestial. A fin de ser probados, debemos hacer frente a problemas y dificultades. Éstos podrán derribarnos y la superficie de nuestra alma podrá agrietarse y desmoronarse si nuestro cimiento de fe y nuestro testimonio de la verdad no están firme y profundamente establecidos en nuestro interior”1.

Aprendan las lecciones del pasado

“En nuestra búsqueda para llegar a ser lo mejor de nosotros mismos, hay varias preguntas que podrían guiarnos: ¿Soy lo que quiero ser? ¿Estoy hoy más cerca del Salvador que ayer? ¿Estaré aún más cerca de Él mañana? ¿Tengo el valor necesario para cambiar? …

“Los años han pasado, pero la necesidad de un testimonio del Evangelio continúa siendo esencial. A medida que seguimos adelante hacia el futuro, no debemos descuidar las lecciones del pasado”2.

Tu propia Liahona

“La bendición patriarcal es para aquel que la recibe y ningún otro. Tal vez sea breve o extensa, sencilla o profunda. No es ni su extensión ni su complejidad lo que caracteriza a una bendición patriarcal, sino que es el Espíritu el que transmite su verdadero significado. La bendición de ustedes no es para doblarla con cuidado y archivarla para siempre. No es para ponerla en un marco ni para publicarla. Más bien es para leerla. Es para amarla, y para seguirla. La bendición patriarcal es para ayudarnos a pasar la noche más negra. Les guiará a través de los peligros de la vida… La bendición patriarcal es una Liahona personal que nos traza el curso y nos muestra el camino… 

“Se requerirá de nosotros mucha paciencia mientras observamos, esperamos y nos esforzamos para que se cumpla alguna de las promesas que nos fueron hechas”3.

Venid a Él

“Recuerden que no se encuentran caminando solos… A medida que recorran el camino de la vida, siempre vayan hacia la luz, y así las sombras de la vida desaparecerán detrás de ustedes…

“Al recurrir a las Escrituras en busca de inspiración, una palabra en particular me ha llamado la atención una y otra vez. La palabra [es] ‘venid’. El Señor dijo: ‘Venid a mí’. Él dijo: ‘[Venid], aprended de mí’. Y además dijo: ‘Ven, sígueme’. Me gusta esa palabra: venid. Mi ruego es que vayamos al Señor”4.

Cómo enseñar con este mensaje

La enseñanza: El llamamiento más importante dice: “Un buen maestro no piensa:… ‘¿Qué enseñaré hoy?’, sino ‘¿Cómo podré hacer que mis alumnos se den cuenta de lo que tienen que saber?’ ” (1999, pág. 66). A fin de ayudar a las personas a aprender por medio de este artículo, considere la posibilidad de proporcionarles papel y lápiz y darles tiempo para leer las palabras del presidente Monson y escribir verdades que descubran acerca del estar espiritualmente preparados. Los niños más pequeños podrían hacer dibujos sobre lo que aprendan. Tenga en cuenta la posibilidad de pedirles que compartan lo que hayan escrito o dibujado.

Jóvenes

Tu bendición patriarcal

El presidente Monson describe la bendición patriarcal como “una Liahona personal que nos traza el curso y nos muestra el camino”. Entonces, ¿qué es esta bendición y de qué manera puede ayudarte para guiar tu vida?

¿Qué es una bendición patriarcal?

Los dos propósitos principales de tu bendición son: primero, declarar tu linaje o decirte a qué tribu de la casa de Israel perteneces; segundo, darte información que te servirá de guía. Es probable que tu bendición contenga promesas, amonestaciones y advertencias.

¿Qué edad debo tener para recibir mi bendición?

No hay una edad establecida, pero debes ser suficientemente mayor para apreciar la naturaleza sagrada de la bendición. Muchos miembros comienzan a pensar acerca de recibir su bendición durante los primeros años de la adolescencia.

¿Cómo recibo la bendición?

Primero debes hablar con tu obispo o presidente de rama. Si estás listo y eres digno, recibirás una recomendación. Después de eso, puedes fijar una cita con el patriarca de tu área.

¿Qué hago con mi bendición?

Guárdala en un lugar seguro y léela con frecuencia. Recuerda que tu bendición es sagrada y personal; puedes compartirla con tu familia más cercana, pero no debes compartirla en público. Además, todas las bendiciones que se mencionan en tu bendición patriarcal están sujetas a tu fidelidad y al tiempo del Señor.

Niños

Un firme cimiento

El presidente Thomas S. Monson dijo que debemos edificar “un firme testimonio de la verdad”. Una de las mejores maneras de hacerlo es leer las Escrituras. Busca el pasaje que aparece en cada uno de los ladrillos de abajo. En el espacio escribe lo que aprendes de ese versículo que te sirve para fortalecer tu testimonio.

Mormón 7:5

Artículos de Fe 1:10

Moroni 10:5

D. y C. 11:12

Moroni 7:41

D. y C. 1:37

Efesios 6:11

Mostrar referencias

    Notas

  1.   1.

    “Qué firmes cimientos”, véase Liahona, noviembre de 2006, pág. 62.

  2.   2.

    “Cómo llegar a ser lo mejor de nosotros mismos”, Liahona, abril de 2006, págs. 3, 5.

  3.   3.

    “Vuestra bendición patriarcal: Una liahona de luz”, véase Liahona, enero de 1987, pág. 64–65.

  4.   4.

    Charla fogonera para dieciséis estacas, Universidad Brigham Young, 16 de noviembre de 1986.